La Propina

Revista digital d’opinió i reflexió

Posts Tagged ‘Émil Filla

Mimetismos olvidados / Vicente Paradox

leave a comment »

R.A.E.Mimetizar: 1. tr. Imitar (hacer algo según el estilo de otro)“.

Improvisación 31, Kandisnky (1913)

Improvisación 31, Kandisnky (1913)

Sin saber muy bien porqué, la mente humana tiene la asombrosa capacidad de filtrar la percepción que tiene de la realidad según los gustos, recuerdos y experiencias de cada uno, por lo que un mismo objeto (o paisaje, cuadro, etc.) puede ser visto de diferentes formas según quién sea el observador. Así por ejemplo, en la Improvisación 31 (Batalla naval) de Kandinsky (1913), algunos efectivamente verán ese combate (supongo que sabiendo el título es más fácil, si no el arte abstracto perdería parte de su gracia), otros sólo verán un galimatías de colores y pinceladas desiguales e incluso habrá quien llegue a ver otra cosa totalmente distinta.

Evidentemente el arte abstracto está abierto a muchas más interpretaciones que el figurativo, pero al mirar un cuadro cualquiera hay elementos que sobresalen y nos atraen y otros que ni tan siquiera se perciben. Cada cual tiene sus preferencias y por lo tanto se fijará en aquello que le resulte más atractivo, innovador o que simplemente no le guste.

Del mismo modo que individualmente se hace una selección (consciente o no), colectivamente también hay ciertos movimientos, artistas u obras que son objeto de una profunda admiración, mientras que otros pasan más desapercibidos y poco a poco se van olvidando.

Este sería el caso de los movimientos vanguardistas checos de principios del siglo XX, que a pesar de ser muy parecidos a los franceses o españoles no tienen tanta difusión como estos. Nombres como Émil Filla, Frantisek Kupka, Bohumil Kubista o Václav Špála son prácticamente desconocidos para el gran público, al menos en nuestro país. Ni tan siquiera el todopoderoso y omnipresente Google ofrece información decente sobre ellos (ya sea en castellano, inglés o francés; en checo quizás sí, pero debo confesar que desconozco el idioma). Como se puede observar en los distintos cuadros que aquí se muestran, ninguno de ellos tiene nada que envidiar a Matisse, Picasso o Kandinsky.

Self-portrait, E.Filla (1908); La raya verde, Matisse (1905)

Self-portrait, E. Filla (1908); La raya verde, Matisse (1905)

Emil Filla (1882-1953) es uno de los más claros exponentes de las corrientes de vanguardia checa, especialmente el cubismo, pero también el fauvismo. Su Self-portrait (1908) tiene semejanzas más que evidentes con La raya verde de Matisse (1905). Aunque es cierto que los colores que utiliza el artista checo son más apagados, la posición del retratado es en ambos casos oblicua con la cabeza girada hacia el espectador y con el fondo dividido en varias zonas y colores.

Es posible que Filla copiara a Matisse o se inspirara en él, pues en aquella época los artistas viajaban constantemente por todo Europa y fácilmente podría haber tenido conocimiento de su existencia. Lo que me sorprende es que sus trabajos no sean más conocidos y valorados. Estoy convencido que cualquiera que visite el Veletrzní Palác de Praga (Museo de Arte Contemporáneo) se dará cuenta de las similitudes existentes entre los vanguardistas checos y sus coetáneos franceses, ya que el museo acoge una importante e interesante colección permanente de ambos grupos.

Form of yellow, F. Kupka (1911)

Form of yellow, F. Kupka (1911)

Frantisek Kupka (1871-1957) fue uno de los pioneros del arte abstracto y del cubismo órfico (también conocido como orfismo), aunque jamás fue citado por el acuñador del término, el francés Guillaume Apollinaire, que definió lo definió como “el arte de pintar conjuntos nuevos con elementos no tomados de la realidad visual, sino totalmente creados por el artista y dotados por él de una poderosa realidad. Es arte puro“.

De todas formas, y para ahorrar algún que otro dolor de cabeza, lo que distingue a la abstracción del orfismo es una cuestión meramente técnica: el cubismo órfico no es más que el cubismo plasmado a través de los recursos pictóricos abstractos.

En la obra de Václav Špála (1885-1946) se entremezclan fauvismo, cubismo y expresionismo (dependiendo de la época predomina más un estilo u otro) para pintar, siempre con gran destreza e impecable técnica, desde paisajes hasta retratos, pasando por composiciones figurativas o bodegones de flores y frutas.

Destacan sobre todo sus épocas monocromáticas, en las que, como su nombre indica, utilizaba un único color para pintar todos sus cuadros (especialmente relevantes son los paisajes azules, de tonos estridentes e influencia cubista).

Promenade in the Rieger gardens, B. Kubista (1908)

Promenade in the Rieger gardens, B. Kubista (1908)

Bohumil Kubista (1884-1918) además de pintor fue crítico de arte y, junto a Emil Filla, uno de los fundadores del arte moderno checo. Igual que sus compatriotas tuvo fuerte influencias tanto del cubismo como del expresionismo, pero a diferencia de ellos murió bastante joven y dejó su obra inconclusa.

En definitiva, todos ellos (los vanguardistas checos) dieron muestras suficientes de su destreza e incluso realizaron aportaciones importantes al mundo del arte, pero sus orientaciones ideológicas, en general próximas al comunismo, les proporcionaron numerosos enemigos, que no les perdonaron su contribución (voluntaria o no) a la instauración del régimen comunista en la antigua Checoslovaquia.

Written by lapropina

diciembre 11, 2008 at 8:00 am

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.